Saltar al contenido.

Joe Biden: “Si me entero de que habéis tratado a alguien sin respeto, o abusando de superioridad, os aseguro que os echaré inmediatamente”

Madrid, 21 de enero del 2021.- El 46 Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, acumula unas horas de discursos medidos, escritos por varios profesionales, ensayos de dicción y énfasis, como todos los grandes mandatorios de cualquier país. Aquí es difícil conocer su impronta, su seña de identidad que le diferencie de los anteriores Presidentes. Sin embargo, parece que en el siguiente vídeo, Joe Biden mostró un rasgo de su carácter y sus techos morales:

Durante la toma de posesión de altos cargos de su nueva Administración subraya casi al final de esta intervención: “Si me entero de que habéis tratado a alguien sin respeto, o abusando de superioridad, os aseguro que os echaré inmediatamente”. Brillante.

Espero que no lo llevara escrito en un papel o en una pantalla. Quiero imaginar que esta frase, con esa determinación, es de su cosecha más personal y profunda.

¿Los discursos de los Directivos de una empresa tienen que ser guionizados, improvisados o….?

La mejor improvisación es la que se prepara un mes antes. Sin duda, el contexto y las circunstancias, fijan el contenido y el tono de cada intervención en público. No es lo mismo un discurso repentino en la sede central para explicar los motivos de un ERE, que un discurso rutinario frente a la Junta de Accionistas.

En cualquier caso, el Ejecutivo de la empresa debe dejarse asesorar por su equipo de profesionales de la comunicación corporativa y marca personal, para fabricar un discurso con capacidad de influir en los oyentes y obtenidos resultados concretos.

Desde pequeños escuchamos a los padres, profesores, doctores, amigos…en intervenciones más o menos eficaces y cuyo éxito de registra en el minuto que hemos dejado de escucharles. Ya en el mundo laboral podemos tener a jefes que ven en el discurso un abrazo emocional necesario. Y en los últimos meses, estamos acostumbrados a “tragarnos” monólogos televisivos, carentes de discurso y llenos de propaganda. Es decir, el discurso es familiar forma parte de nuestras vidas, por eso identificamos rápidamente cuál vamos a escuchar, recordar e incluso imprimir en un papel.

En la empresa hay que saber elegir muy bien los momentos en los que se decide hablar a los empleados. Una reiteración estéril disminuye la reputación corporativa de la marca de la empresa y del Directivo en cuestión. Una ausencia deliberada causa el mismo pernicioso efecto.

Los guiones, la documentación y la escritura correcta de un discurso son herramientas a tener en cuenta. Pero el Directivo debe también mostrar su seña de identidad para conectar con el capital humano que hace posible su compañía. Sin conexión se pierde motivación, ilusión e identificación con los objetivos de negocio.

Una situación que se complica cuando el Director General tiene que hablar a sus empleados desde una habitación de su casa a través de una videollamada. Aquí los discursos sobran y el líder de la empresa debe hacer uso de las nuevas habilidades comunicativas para llamar la atención de sus colegas. Muchos Directivos deberán entrenar esta forma de trabajar on line para evitar que algunos empleados se vayan a teletrabajar para otras empresas nacionales o internacionales.

1 Comentario »

Publica aquí tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: