Saltar al contenido.

La gravísima responsabilidad de las Cadenas de Televisión en la manipulación, propaganda y desinformación que hemos sufrido a diario en la pandemia de la #Covid19

Madrid, 8 de setiembre del 2020.- Un Blog es un cuaderno de vida. Un diario público donde escribes tus pensamientos, reflexiones, sensaciones, emociones…más sobresalientes de tu pulso diario. Al ser público lo puede leer, y opinar, cualquier ciudadano de cualquier país, en cualquier momento.

Esto que lees es el Blog de Manuel Carrillo, una persona a punto de cumplir 50 años y que la mitad de este tiempo se ha dedicado a informar, primero en medios de comunicación y desde el año 2001 para/por empresas.

Este Blog nació en el 4 de abril del 2010 con vocación más profesional, que personal. Pretendí fabricar un diario de mi carrera profesional que arrancó en 1988 al estudiar Ciencias de la Información, rama Periodismo, durante 5 años. Desde 1993 al año 2001 trabajé como periodista en las Redacciones de varios medios de comunicación, nacionales, locales y sectoriales. Desde 2001 a 2020 soy Consultor de Comunicación Corporativa, Digital y Marca Personal. Es decir, asesoro a multinacionales, empresas, organismos, fundaciones…a saber qué decir, cuándo, cómo, para qué y por qué. De esta forma, junto a la gestión de múltiples variables, se construye la reputación de una marca.

Por lo tanto, hoy, 8 de setiembre del año 2020 no soy periodista, no soy un medio de comunicación, no pretendo ser leído por millones de personas, no pretendo informar, ni influir, ni enseñar nada…tan sólo deseo abrir los ojos de los que más me importan, mi familia, mis clientes, mis amigos, mis colegas de profesión, y todo aquel que lea este Blog.

Este análisis que puedes leer a continuación no es definitivo, no es la mejor aproximación a la realidad, tan sólo es el análisis de Manuel Carrillo un día de setiembre del 2020. Un día, más. Tras este largo exordio, procedo a entrar en harina.

La gravísima responsabilidad de las Cadenas de Televisión en la pandemia de la Covid19

Mi impresión sin base científica, pero avalada en 32 años de trayectoria profesional en la gestión de información es la siguiente: nos informamos mayoritariamente, en este orden y por estos canales: televisión, redes de mensajería, redes sociales, portales de internet, radio y prensa escrita.

La televisión, por comodidad, hábito y no requerir ninguna acción física o mental, es el primer medio de comunicación que utilizamos para informarnos de lo que ocurre ahí afuera.

La pandemia mundial de la Covid19, tras el atentado del 11S en las Torres Gemelas de Nueva York (2001), es el suceso histórico que marcará la vida de los 7.000 millones de seres humanos que habitan el planeta Tierra. Por esta razón, las cadenas de televisión de todo el mundo tienen una gravísima responsabilidad para contar la realidad del Coronavirus Covid-19. Y, lamentablemente, han fracasado estrepitosamente, salvo alguna honrosa excepción sobrevenida.

Las Cadenas de Televisión cuyo propietario es una administración pública, ya sea ayuntamiento, comunidad autónoma, o gobierno nacional, han sido correas de transmisión de la versión oficial del alcalde, presidente de la comunidad autónoma, o presidente del gobierno nacional. Una televisión local jamás dará una versión de los hechos contraria a lo que le interesa a su jefe, el alcalde que mantiene abierta esa televisión. Una televisión autonómica jamás dará una versión de los hechos contraria de lo que le interesa a su jefe, el presidente de la Comunidad Autónoma que mantiene abierta esa televisión. Una televisión pública nacional jamás dará una versión de los hechos contraria de lo que le interesa a su jefe, el presidente del Gobierno que mantiene abierta esa televisión.

En realidad, el alcalde nunca paga la televisión municipal, porque la pagamos usted, yo y todos los contribuyentes que pagamos impuestos (sobre nuestras nóminas, los impuestos directos como el IRPF, los impuesto indirectos como el IVA, las numerosas tasas que pagamos en los trámites con las administraciones, etc.). El presidente de la Comunidad Autónoma nunca paga la televisión autonómica, porque la pagamos usted, yo y todos los contribuyentes que pagamos impuestos. El presidente del Gobierno nunca paga la televisión pública nacional, porque la pagamos usted, yo y todos los contribuyente que pagamos impuestos.

Por su parte, las Cadenas de Televisión privadas, cuyo propietario es una empresa privada, han informado sobre la Covid-19 atendiendo a sus intereses particulares que se basan en producir programas con mucha audiencia para ganar dinero con los anuncios de publicidad incluidos antes, durante y después de los programas de éxito. Y en servir a los intereses políticos, culturales y económicos de los que invierten anuncios de publicidad en sus canales de televisión. Las Cadenas de Televisión privadas, como cualquier empresa privada, existen para ganar dinero.

Por cierto, los informativos, tanto en las cadenas de televisión públicas, como en las televisiones privadas se emiten como “seña de identidad, prestigio de cadena o reputación empresarial”. No porque den ingresos por anuncios de publicidad. Años atrás era imposible imaginar un informativo de 30-45 minutos con anuncios por medio, o patrocinando una sección. Hoy, ya nos hemos mal acostumbrado a que nos interrumpan el relato de la actualidad con mensajes comerciales. Incluso que los presentadores de los informativos hagan anuncios de publicidad…sin límite ético/deontológico. Y que la sección de deportes o del tiempo estén patrocinadas o separadas de unos cuantos anuncios de publicidad es para irte inmediatamente a una plataforma de streaming a ver tu serie favorita.

En otro análisis hablaremos de todas las noticias que emite un informativo en una televisión privada son noticia o anuncios de otras empresas privadas…disfrazados de información (esto pasa también en el resto de la prensa de hoy). O en los informativos de las televisiones públicas, cuántas noticias periodísticas hay, y cuánta propaganda política..sin estar en campaña electoral.

Por lo tanto, no he encontrado ninguna Cadena de Televisión que haya informado a los ciudadanos con la misión de contar toda la realidad sobre la Covid-19. Es decir, poniendo en duda la propaganda diaria con cientos de ruedas de prensa de cientos de responsables públicos…que sólo buscaban la desinformación, la confusión y viajar lo más lejos posible de la verdad de los hechos. Es decir, emitiendo imágenes reales de pacientes reales desde que entraban en el hospital, hasta su salida. ¿Por qué no hemos visto en la televisión cómo se entubaba a un paciente de Covid19 y tenía que estar boca abajo en un coma inducido?. ¿Por qué no vimos imágenes de las zonas donde se amontonaron los ataúdes en hospitales, residencia de ancianos, cementerios, etc.?. ¿Por qué las televisiones no han informado de los efectos que les han quedado a los pacientes Covid19 que han superado dicho virus?. ¿Por qué las televisiones se han limitado a emitir las declaraciones de todas las corrientes de propaganda desde las instituciones, partido políticos, expertos, pseudoexpertos, negacionistas, patronales, sindicatos, etc.?.

Las televisiones públicas y privadas tienen una gravísima responsabilidad en la información de la Covid-19 porque millones de personas han consumido a diario, horas y horas, mirando la “caja tonta”. Millones de personas han entrado en diferentes psicosis tras ver horas y horas y horas de informativos y tertulias en televisión…por no recibir una información veraz de lo que ha ocurrido con la Covid19.

La propaganda de las Cadenas de Televisión Públicas

Las televisiones de titularidad pública no han informado verazmente sobre la Covid-19. Han emitido a diario, ruedas de prensa en directo, espacios informativos supervisados por los equipos del alcalde, el presidente de la comunidad autónoma y el presidente del gobierno. A pesar de que usted y yo pagamos las televisiones públicas, no nos prestan un servicio público de información sobre la realidad. Más bien, las televisiones públicas son instrumentos de influencia de los partidos políticos que gobiernan en el Ayuntamiento, la Comunidad Autónoma y el Gobierno.

Los profesionales que trabajan en las televisiones públicas tienen un guión que no escriben ellos, lo escriben sus jefes, el alcalde, el presidente de la Comunidad Autónoma y el presidente del Gobierno.

Si repasamos los informativos, las ruedas de prensa, las tertulias, los debates y especiales sobre la Covid-19 de las televisiones públicas comprobaremos que hemos estado a la merced de los intereses de cada partido político que gobierna la televisión municipal, autonómica o nacional.

La propaganda más interesada, artificial, hueca y tóxica se ha apoderado de las Cadenas de Televisión, sin ningún atisbo de investigación periodística, solvencia profesional, crítica razonada o servicio público para la ciudadanía.

¿Se imagina un informativo de una televisión pública recomendando el uso de la mascarilla cuando el Gobierno de turno afirmaba que su uso no era necesario?. ¿Se imagina un informativo de una televisión pública sin emitir un solo segundo de información política?. ¿Se imagina un informativo de una televisión pública dando la cifra real de muertes en España por la Covid19?…

La decepción de las Cadenas de Televisión Privadas

El Gobierno otorgó al inicio del Estado de Alarma una ayuda de 15 millones de euros a dos televisiones privadas en España por considerarlas de servicio de interés general. Esta acción tiene múltiples interpretaciones porque ambas cadenas de televisión privadas había registrado grandes beneficios meses antes. ¿Se les entregó este dinero para que fueran correas de transmisión de la propaganda diaria gubernamental?. ¿Ambas cadenas de televisión privada han cumplido el servicio de interés general gracias a esos 15 millones de euros?. ¿Qué ha ocurrido?.

Tenemos a dos holdings mediáticos con 2 cadenas de televisión cada uno. Uno de estos holdings tiene una línea editorial informativa curiosa porque en una Cadena de Televisión es crítico con el Gobierno actual, sobre todo en el informativo de las 21,00h. Y sin embargo, en su cadena de televisión “hermana”, la línea editorial es totalmente la contraria. Si eres empresario televisivo y ves que puedes informar “a las dos Españas”, pues lo haces, ganas audiencia, anuncios y dinero. Tienes los dos lados de la moneda, sin ningún rubor.

Del otro holding no puedo valorar, ni opinar, porque no soy espectador del mismo.

Mi decepción con las Cadenas de Televisión privadas radica en que podían haber liderado la información veraz de la Covid19, una vez que las cadenas de televisión públicas no pueden hacerlo. Y no ha sido así. Las cuatro televisiones privadas de España han estado más en el espectáculo, que en la información seria y contrastada, en el amarillismo/sensacionalismo, más que en ser reflejo de la cruda realidad. En la división política de España, más que en la unión de todos los ciudadanos en contra de una pandemia mundial.

Todo este análisis tan sólo es un apunte de mi Blog. Un apunte especial por los más de 50.000 españoles que han perdido la vida, y por una sociedad que ha perdido el derecho a recibir información veraz de los medios de comunicación. Con el tiempo, esta última pérdida quizás tenga consecuencias más severas, para cada uno de nosotros y para cada una de las cadenas de televisión.

Al fin y al cabo, la caja tonta ya es muy inteligente con el cable de Internet. Y en Internet hay otras opciones para informarse.

Podcast

Publica aquí tu opinión:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: