Madrid, 5 de octubre del 2017.- El oficio de guardaespaldas es exigente, muy serio y sin medias tintas. Tu cuerpo se pondrá en medio de una bala y tu cliente. Un puesto de trabajo de gran responsabilidad que no está lo suficientemente bien remunerado. Al puesto de guardaespaldas acceden profesionales de las fuerzas de seguridad, el ejército, incluso de la seguridad privada. Por lo tanto, mis respetos.

Sigue leyendo

Anuncios