Todos opinamos, criticamos, recomendamos, felicitamos, dejamos de seguir, damos likes, cada día ante cada suceso o evento. La gran mayoría de los ciudadanos publica su opinión y conversa con otros ciudadanos. Esto es mágico e inédito. La libertad de expresión vive su época más exitosa y transparente. Lo que antes ocurría en un modesto comedor, en una gran oficina, en un pequeño grupo en el pub, en el portal de la comunidad, en la comida de los domingos…hoy sucede, digitalmente, cada segundo. El cambio, la transformación, es de unas dimensiones titánicas.

Anuncios

Sorpresa final y sentido del humor. Todos esperábamos el nuevo iPhone y aparece un mando a distancia para pasar diapositivas. Y el tweet anterior no era cierto. Una broma que gustó y fue la mejor pista de aterrizaje para el resto de novedades de producto. 

Desde 1988-2018 acumulo 30 años de trayectoria profesional, 13 años como periodista y 17 años como Consultor de Comunicación Corporativa. En ambos trabajos he tenido la inmensa fortuna de coincidir con grandes profesionales y excelentes personas. También con mediocres y pobres personas. Lógicamente. 

¿Será viable un Netflix de noticias?. Es decir, pagar una cuota mensual para acceder a las informaciones del día. O pagar por bajarte el periódico del día, escuchar la cadena de radio o ver el informativo de televisión. En los buscadores digitales sólo podrían aparecer los titulares de los contenidos y un primer párrafo, pero para leer, escuchar y ver habría que pagar un precio asumible para cualquier ciudadano.

¿Tenemos que ver los informativos de televisión?. Por supuesto que sí, por supuesto. La televisión es un canal de comunicación importante, necesario y audaz. Pero también hay que leer periódicos, revistas, escuchar radios y podcasts, diarios digitales, grupos de debate digitales, foros expertos. Usted es el único que debe creerse cada noticia para formar su criterio. Pero mi abuelo Donato con 80 años me decía siempre: “Todo es mentira”. ¡Ojalá que no¡. 

Si los medios de comunicación publican los contenidos de los ciudadanos que utilizan sus propios canales/redes sociales…¿Qué sentido tiene ver, escuchar o ver mis contenidos como ciudadano en los medios de comunicación, por segunda vez?.

El que escribe esta reflexión acumula casi 30 años dedicado a la información y a la comunicación corporativa. 15 años como periodista y 15 años como Consultor. Mirar el futuro, es decir, el presente es terrorífico. Y nos tenemos que adaptar para olvidar el maravilloso Siglo XX. Los lamentos ya son vacíos, artificiales. Es momento de combatir.